Boda inspirada en el TITANIC

Hola ESTRELLITAS mías,

A dos días días de que se cumplan 100 años del hundimiento del Titanic, hoy 12 de abril (y antes de que se hunda) celebramos una boda inspirada en el TITANIC, ¿te embarcas conmigo?

Todo lo que necesitamos es nuestro pasaporte y los pasajes:

BIENVENIDOS AL TITANIC

Decir Titanic es sinónimo de decir LUJO Y ELEGANCIA, y esto es lo que buscamos cuando creamos una boda inspirada en el Titanic, eso sí, hay detalles que no podemos olvidar.
Mss & Mr. ya están a punto de embarcar… tomamos unas cuantas instantáneas que nos sirven como reportaje preboba (un reportaje que se hace a los novios en un ambiente cálido, con una vestimenta más informal y con fotos muy divertidas). 
Como podéis imaginar en esta boda NO HAY ANILLO DE PEDIDA, sino que se eligió otro tipo de joya  para pedir la mano a la mujer de su vida. La joya…ya sabéis cuál es: EL CORAZÓN DE LA MAR
Tras varios días de navegación, llega el día de la boda. La novia se prepara en su camarote mientras su estilista la retoca, la maquilla y se ultiman los detalles de la ceremonia. 
Todo está cuidado hasta el último detalle: las flores, las minutas, la decoración de las mesas, los relojes en hora, la alfombra, la música y los detalles para los invitados. Es el equipo de organización de boda quien se encarga de revisar que todo esté en el sitio y a la hora acordada, aconseja a las invitadas con el protocolo (en cuanto a sombreros y guantes), anuda las pajaritas de aquellos caballeros que no encuentran a su mayordomo e incluso ayudan al Capitán con el sermón. 
El encuentro es a las 12 en punto en la Gran Escalera, como es costumbre el novio llegará cinco minutos antes, acompañado de su madre (la madrina) mientras que la novia hará la entrada cuando el reloj de la GRAN ESCALERA dé las doce.
Las invitadas tienen sus “outfits” preparados, todos elegidos en las mejores tiendas. Han pulido las joyas, elegido los perfumes adecuados y preparado todos los complementos, ahora toca cruzar los pasillos de primera clase y llegar a la Gran Escalera, donde los organizadores de la boda les indican dónde sentarse.
NO PUEDEN FALTAR LOS COMPLEMENTOS
Las doce en punto. Llega la hora, hay nervios y sonrisas. Todos mirando la entrada a la Gran Escalera y  llega LA NOVIA. Como no, con sus objetos preferidos: el corazón de la mar y como complemento para recoger su cabello, una pequeña mariposa.

Imagen de una boda que se celebra en el museo del Titanic

Y así, en la Gran Escalera del BUQUE DE LOS SUEÑOS, Mss & Mr se convierten en marido y mujer.

Como en cualquier boda, después de la ceremonia se realiza el reportaje de fotos de los novios, un paseo por la cubierta y el puente de mando son los lugares elegidos.
El comedor principal del Titanic está preparado para la celebración. Cualquiera de estos “ambientes” es ideal para una boda inspirada en el Titanic, donde predominan las flores y el color dorado:
Se sirve el mismo menú que en la noche de la última cena del Titanic:
y en la misma vajilla:
Una vez acabada la cena, toca la fiesta (pero esta vez no será en tercera clase, como Rose en la película), sino en primera, y el buffet de postres ya está listo para ser degustado, así como los macarons para las damas y los puros para los caballeros.
Y la música: BSO TITANIC

Y así termina esta boda y empieza una nueva historia. 

Dedicado a mi hermano, Alberto Company y a mi novio, Sergio Rodríguez que son #muyfandeltitanic. 

Espero que os haya gustado esta boda en alta mar y que nadie se haya tirado por la borda… 

4 Discussions on
“Boda inspirada en el TITANIC”

Leave A Comment

Your email address will not be published.