Quiero ser blogger *Segunda Parte*

Buenos días,

¿Esperabais ansiosos el día de hoy? Ya sabéis que toca la segunda parte de “Quiero ser blogger”, ayer os contaba cómo empieza la vida de un blogger que cree que por el hecho de tener un blog ya le van a invitar a las mejores fiestas y le llegarán paquetitos a diario a casa con regalos de las mejores firmas.

Hoy os cuento la CRUDA REALIDAD de ser blogger.

¿La vida perfecta?

¡Para NADA! Hace un año yo era una persona “normal”, con mis hobbies, mi trabajo de 6 horas  y tiempo libre para disfrutar de una de mis pasiones: el mundo de las Bodas. Leía muchísimos blogs  y revistas de bodas, visitaba ferias y acudía a las puertas abiertas de los hoteles para conocer sus ofertas nupciales, hasta que un día pensé: ¿Y por qué no puedo ser yo la que informe y comparta mis conocimientos con futuras parejas o personas interesadas en el sector? Así que me puse manos a la obra y creé el Primer Blog de Bodas en Mallorca: Vivetucuento ya era un “cuento” hecho realidad.

Al principio, como pudisteis leer ayer tiraba mucho de Pinterest para inspirarme, hacía posts de algún diy que encontraba por la red (eso sí, siempre lo hacía yo antes para poder opinar y no poner “es super-requetefácil” cuando ni siquiera lo había intentado yo) o simplemente decoración de Paniculata (por poner un ejemplo), unas cuantas fotos y poco más… Pero ¿sabéis qué? Eso no funciona (bueno, igual a alguien sí) así que me puse a darle una vuelta al blog.

imposible para blogs

 

Empecé a buscar qué le podía interesar a la gente, qué le podía ofrecer yo, empecé a leer libros y blogs sobre bloggers redes sociales, etc.. (algún día haré un post recopilatorio). Me he dado cuenta de que es difícil escribir un post “nuevo” sobre algo que nadie haya escrito anteriormente. Empecé a escribir más sobre mi propia experiencia, mi vida y mi opinión sobre las cosas. A la gente le gusta leer las experiencias únicas, reales y escritas con pasión.

Pero también es muy importante el tema de las fotos, y más en mi temática. Que las fotos hablen por ellas mismas, que se vean trabajadas, editadas, crear y diseñar tus propios collages, así que tuve que aprender de eso también. Como veréis ahora las fotos de los posts no tienen que nada que ver con lo que eran antes, VALE! No son lo mejor del mundo ni mucho menos, pero voy aprendiendo poro a poco y creo que ahora hablan por ellas mismas, no?

Antes pasaba entre media y una hora para escribir un post, ahora he aumentado, una media entre dos y media- tres horas. Así que mi tiempo libre se ha reducido bastante, además, ahora compagino mi trabajo de 6 horas con otro trabajo en Imatge&Events, preparo pedidos para el #rent&deco, voy a ferias a buscar novedades, imparto talleres, preparo algunas fiestas de amigos o amigos de amigos, decoraciones para fiestas y además soy una friky del handmade con lo que me pongo a hacer jabones caseros o agendas o cuadernos y se me va el tiempo.

También me tengo que levantar una hora antes para publicar y dejar todas mis publicaciones programadas para el día, responder a e-mails, hacer pedidos, etc… porque no, no estoy todo el día sin hacer nada delante del ordenador, sino que dejo el trabajo del blog hecho antes de salir de casa.

Como veis la vida de un blogger no es tan “perfecta” como parece. Y luego viene la parte en que tu familia cree que es un hobbie, o que escribes un blog para pasar el tiempo, o se quejan de que no les vas a ver tanto, o son pocos (muy pocos) los días que te tumbas con tu pareja a ver una peli como hacías antes…o que crean que  estás todo el día con el móvil chateando, si si, CHATEANDO (algo que no he hecho en la vida).

Así que como veis no es una vida TAN PERFECTA como parece, eso sí, tiene muchas cosas buenas y  yo diría que hasta te engancha.

Y me preguntaréis, ¿te compensa?

¡Pues si! Me compensa mucho, de hecho me encanta y de cada vez más. Ahora que he hecho el lavado de imagen del blog disfruto mucho más escribiendo y aunque me pase el doble de tiempo, me compensa. ¿Sabéis que? ahora las personas que entran en el blog lo leen (se ve en las estadísticas), no son “visitas del doctor” como digo yo. Y he aprendido que lo importante no es tener un montón de fans en Facebook o twitter o un montón de visitas en el blog, lo importante es que te lean, que disfruten tanto en leerte como tú en hacer el blog.

Yo ahora miro hacia atrás y me siento satisfecha con mis (pequeños) progresos y satisfecha con mi blog, que podría ser mejor, CLARO, pero “a poc a poc i amb bona lletra”.

Y tú… ¿sigues pensando que quieres ser blogger?

¡Un abrazo fuerte y gracias por vuestro apoyo!

 

 

 

 

2 Discussions on
“Quiero ser blogger *Segunda Parte*”

Leave A Comment

Your email address will not be published.