Cómo trabaja una organizadora de bodas?

Wedding Planners:  ¿moda pasajera o vienen para quedarse?  

Actualmente hay profesiones que hace pocos años ni existían, no hablo de la época de nuestros abuelos, ni siquiera de la de nuestros padres, os hablo de hace una década e incluso mucho menos. De hecho, si hace 10 años hubiese buscado en google “organizadora de bodas en Mallorca” los resultados serían mínimos.

La industria de las bodas ha crecido de manera vertiginosa en los últimos años y yo me pregunto ¿Por qué? estamos en época de crisis  pero el número de bodas en España creció en 2012 después de años estancados, aunque sí es verdad que el gasto es menor, así que resumiendo: más bodas, más trabajo,  por el mismo dinero que hace años ¿dónde está el negocio?  y aun así el número de empresas de organización de bodas no para de crecer.

¿Por qué todas quieren ser wedding planners? ¿Un negocio “fácil de montar”? A primera vista parece un negocio fácil, a priori no se necesita ningún estudio especializado (otra cosa es que debería existir), tampoco necesitas una oficina física, que aunque sea aconsejable tenerla al principio no tienes por qué invertir en ello, tampoco necesitas material especial más que un ordenador (portátil mejor), no necesitas estanterías, ni máquinas registradoras, ni aire acondicionado, ni nada de todo esto. Si quieres ser una organizadora de bodas estilo “intermediaria” o “comisionista” te basta con un móvil, un portátil y una fan-page para dar a conocer tu trabajo.

Pero si realmente quieres ser una wedding planner 100% profesional necesitas algo más: necesitas invertir horas, días, semanas, meses e incluso algún año en conocer bien a los proveedores de la zona, conocer los productos, la manera que trabajan, las tendencias. etc, eso no te llevará mucho dinero, pero sí tiempo y el tiempo vale mucho, no? Además, hoy en día no basta con una fan-page necesitas invertir tiempo y dinero en una página web profesional, hacer un plan de márketing online, invertir tiempo en las redes sociales o dinero para que un experto las gestione. Actualmente si quieres que te contraten para organizar una boda necesitas aportar un valor añadido, algo especial y único, y eso no se consigue con dos días ni se paga con mucho dinero. Y ya no hablemos con el tema del material fotográfico para la empresa que te recomiendo invertir en ello, porque, ¿no pensarás poner fotos de Pinterest o alguna que hayas hecho con el movil, verdad? Una imagen vale más que mil palabras. 

No es tan fácil como parece, ¿o si?

¿Un trabajo bonito? Sí, es un trabajo precioso. Visitando fincas, conoces los mejores hoteles, haces pruebas de menú con los clientes, disfrutas con las citas en las tiendas de vestidos de novia, ayudando a los novios con el tema de la decoración, eligiendo los colores, la temática para que el día de la boda todo salga perfecto. Como os decía, es un trabajo bonito si la boda sale bien y como habíais planeado, pero eso sólo ocurrirá si habéis montado bien la empresa desde el primer momento, si vais más allá de coger el teléfono  o enviar un e-mail y hacer unas gestiones.

Hay una parte “negra” en ser wedding planner, bueno, más que negra, no tan rosa. Negociar con los proveedores mejores condiciones, hacerles ver a los clientes el por qué los servicios que contratan valen lo que valen, cargar y recoger material de decoración, reuniones con los clientes hasta tarde, invertir tiempo en conocer las tendencias, en buscar nuevos proveedores, en dar a conocer la empresa y no olvidemos que la mayoría del día tratamos con PERSONAS” que no siempre es fácil: nervios, ilusión, miedos… un cóctel de sentimientos.

Las Wedding Planner “low cost”: últimamente ha habido un boom de organizadoras de bodas “low cost” que han tirado el sector de las bodas por los suelos y han dado una mala imagen. Recuerdo que hace 3 o 4 años en Nupcial Mallorca había muchísimas WP low cost que “estaban que lo tiraban”, hoy en día aun las hay que “regalan sus servicios” (si, si, en Mallorca algunas aun trabajan así) . Pero si hay algo que he aprendido hasta ahora es que “nadie te regala nada”,que “si algo quieres, algo te cuesta”  y que “lo barato sale caro”. Poco a poco y gracias a Dios, las parejas se están dando cuenta de ello, aunque sí es cierto, que con la crisis que hay, que alguien les ofrezca algo “low cost” es como la panacea. Yo siempre digo: precio low cost, servicio low cost. 

Cuando los proveedores se convierten en nuestra competencia: siii, ser organizadora de bodas ya no es tentador para la nueva generación, sino que también lo es para nuestros propios proveedores, esos que no tienen ni idea en qué consiste nuestro trabajo (si, lo siento, es así, y así lo he de decir). ¿Cuántos fotógrafos conocéis que ahora también organizan bodas? ¿y restaurantes y hoteles? ¿y floristerías? y… yo conozco al menos 1 de cada (y eso sólo en Mallorca). ¿No sería mejor que estos “profesionales” de su sector intensen reinventarse en su propio sector?

Su pensamiento es, por ejemplo en el caso del hotel:  ya que organizamos el banquete, ¿por qué no organizamos la boda entera? No será tan difícil, ¿verdad? en serio, si queréis un consejo: dedicaros a lo que realmente sabéis y de esa manera os podréis posicionar y encontrar vuestra propia clientela. ¿Os imagináis a la wedding planner haciendo las fotos? ¿O la tarta de la boda? ¡PUES ESO!

¿El fin de las organizadoras de bodas? ¿ahora? ¿ahora que están en auge? ¿qué opináis?  yo creo que mientras exista competencia de calidad y que las organizadoras de bodas sean las primeras que valoran su trabajo, el sector seguirá creciendo. Está claro que las bodas van creciendo año tras año y que cada vez son más las parejas que optan en contratar una wedding planner. ¿Ahora que los clientes han “entendido” nuestro trabajo vamos a tirar el sector por los suelos? 

Yo creo que SÍ, EL FIN DE LAS ORGANIZADORAS DE BODAS ESTÁ CERCA, pero el de las low cost y comisionistas. No es el fin para  los profesionales del sector, que valoran su trabajo, que lo hacen con pasión, que entienden que éste no es un buen “negocio” (ya que dinero ganado-tiempo invertido no siempre compensa) sino que lo hacen porque es su VOCACIÓN (aunque no por ello te van a regalar sus servicios). No es el fin para las WP que al terminar la boda se han sentido realizadas y emocionadas, parte de esa pareja sin importarles el beneficio que han obtenido.

Dura realidad para terminar un viernes, ¿eh? Tranquilos, que ahora llega el finde y podéis desconectar, o pensar en ello….

Y una pregunta que me gustaría que os hicierais y me contestaseis

Organizadora de bodas: ¿ una profesión o una vocación?

¿Te ha gustado el post? Pues, ¿me dejas tu comentario? 

14 Discussions on
“Cómo trabaja una organizadora de bodas?”
  • Totalmente de acuerdo, al 100%, de hecho a mi me ha dejado de gustar la palabra “wedding planner”
    Yo soy de las que pago nóminas, alquiler de local, seguro de responsabilidad social ( dudo que muchas lo tengan), iva, protección de datos, vaya, todas esas cosas que hacen las empresas. Este año será nuestro décimo año y cuando empezé la gente no entendía ni a qué me dedicaba. Ahora hacen un cursillo de WP de un fin de semana y ale a hacer bodas. ESTO HACE DAÑO AL SECTOR, DE VERDAD.
    Yo siento una enorme responsabilidad y cuando piendo que tengo 200 personas a mi cargo, todavía me tiemblan las piernas, y qué me tiemblen siempre, no quiero perder esa tensión para que todo salga más que impecable. Soy de las que se arriesgan al máximo y si puedo opto por bodas en una planta de extracción de áridos, en una isla, en la playa, o en una masía particular antes que un hotel donde todo es más fácil y todo ya está puesto.
    En fin, adoro mi profesión pero reconozco que no cualquiera vale, es fácil, yo lo puedo hacer, pero hay que tener respeto por las parejas que depositan toda su confianza en nosotras, por favor estemos a la altura!
    Vanessa, Empordà Events

    • Muchas gracias Vanessa, esta claro que aunque de fuera parezca una profesión fácil, divertida y alegre, también tiene su punto menos “pink”, si la empresa valora su trabajo, su tiempo y lo sabe transmitir al cliente, al final el cliente adora a su wedding planner.

      Gracias por tu super comentario. Feliz finde.

    • Hay muchos puntos en los que estoy de acuerdo, pero si estudias un master en organización de eventos pero NINGUNA O CASI NINGUNA empresa te da la oportunidad de desarrollarte porque “somos una empresa pequeña” o “haz un curso con nosotros haces prácticas aquí y si lo haces bien te cogemos”, yo estoy deseando trabajar de wedding planner, quiero aprender y lo que hacen es ponerte límites. Por mucho que me digan que tengo un currículum bastante completo académicamente, experiencia en eventos, casi nada.

      Ojalá esto cambie pronto y no haya tanto intrusismo y decadencia en nuestra profesión.

  • Nena, ets una crack!!!!
    Me ha encantado tu post, y estoy muy de acuerdo con muchos de los puntos que citas.

    Yo empecé como la mayoría: con la organización de mi propia boda me di cuenta de que sería muy divertido trabajar como wedding planner. Muchas han empezado así, organizando su propia boda.
    Coordinar y organizar una boda y cobrar una comisión por hacer unas llamadas es fácil, por supuesto, todo el mundo puede hacerlo. Pero el gusto y el estilo no se aprenden en dos días, en muchos casos no se aprende nunca.

    En mi caso, yo estudié una carrera y si bien no fue la de wedding planner sino diseño de interiores (complementado con un curso de diseño gráfico), creo que es muy importante para alguien que quiere dedicarse a ello tener al menos unas nociones de diseño, moda etc.
    No todo el mundo vale para esto! Es muy fácil decorar una boda, pero no es tan fácil decorar 10 bodas y que todas de ellas sean diferentes y capten la personalidad de unos novios que conoces desde hace pocas semanas.

    Yo no sé si esto durará mucho o no, pero está claro que las empresas que no durarán serán aquellas que han empezado con una idea equivocada.

    • Estic amb tú Danae que no és el mateix organitzar una boda i més si és la teva pròpia que organitzar bastantes al cap de l’any, totes diferentes i de estils que igual no tenen res a veure amb tú.

      Jo crec que això és una vocació i que no tothom ho pot arribar a ser, és com si jo tenc un fill i m’agrada estar amb ell, no per això hem faré mestre, oi? doncs això és el mateix.

      Gràcies per el teu comentari.

      Besitos.

  • Referente a este post, decir que estoy de acuerdo en muchos de los comentarios que en él se recogen. El intrusismo profesional, desgraciadamente, está en esta profesión y hace muchísimo daño al sector de los eventos. Cualquiera se cree con talento para organizar un evento y ante la más pequeña dificultad,se vienen abajo y no saben ni como actuar, ni como resolver un imprevisto.
    Llevo cuatro largos años estudiando el grado de Protocolo, Organización y producción de Eventos, así que sí, hay unos estudios específicos y especializados que te preparan para afrontar cualquier tipo de evento social, corporativo,etc.
    Ya es difícil de por si vender un servicio. Hacer entender a un cliente que debe pagar por tu tiempo, tu dedicación, tus conocimientos y tus contactos,para que luego haya “profesionales” que regalen sus servicios…¿y dónde queda la profesionalidad?
    Ser WP no solo es hacer cuatro llamadas y poner a los novios en contacto con tus proveedores, es mucho más que eso, es ofrecer calidad en tu servicio, darles a los novios algo que los demás no tienen;tu valor añadido.
    Y para terminar decir que para mí,no es cuestión de vocación o profesión. La vocación es la inclinación que se siente hacia una determinada profesión,actividad,etc;inclinación que se siente desde la niñez ¿Cuántas soñábamos de niñas a ser organizadoras de bodas?
    Para mi es una cuestión de vocación,profesionalidad,actitud y aptitud.
    Un saludo.

    • Grande tu comentario María Jesús! Está claro que ser organizadora de bodas no es un juego, ni un trabajo tan bonito como parece.La profesionalidad, el esfuerzo y el trabajo se ha de valorar y por esa razón es tan necesario cobrar unos honorarios y no tirar el sector por los suelos.

      Gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Neus.

  • Hola a todos!! Estoy totalmente de acuerdo, llevo preparándome años, cursos de Wedding Planner, protocolo,decoración, hasta de maquillaje, fotografía, etc…
    Y ahora haces un curso de 2 días y listo!! Ya eres organizadora de Bodas. En fin, espero que esta racha pase pronto.

  • Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. La competencia es buena siempre que sea leal, profesionales con experiencia reconocida que amen su profesion y la respeten. Todo el mundo tiene derecho a intentar aprender una profesion pero que no se hagan llamar WP cuando no tienen ninguna experiencia y lo unico que hacen es engañar a parejas inexpertas. Pero no debemos tener miedo ya que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio.
    Un beso y gracias por defender nuestros intereses

    • Muchas gracias Marian,
      Creo que el tiempo pone a cada uno en su lugar,si es cierto que hay parejas que sólo ven lo barato y lo gratis, pero pienso que realmente ese público tampoco no interesa, sino aquel que sabe valorar nuestro trabajo y esfuerzo y el que está dispuesto a pagar por nuestros servicios y horas que invertimos en su boda.

      Ahora toca seguir con el trabajo bien hecho 🙂

      Un beso!

  • Gracias por un post asi y enhorabuena. Muchas verdades.
    Solo decir que una persona que cobra comision nunca va a mirar por el bien del cliente=Novia ya que cuanta mayor sea la factura mayor es la comision.
    Hay gente que puede hacer un servicio low cost porque tiene otro trabajo durante el dia del que recibe un sueldo o porque no tiene una oficina, luz, etc que pagar a final de mes.
    Del mismo modo decir a los futuros novios que tengan cuidado, que si todo sale bien no hay problema pero a la minima que ocurra un accidente, CUIDADO con los seguros de responsabilidad contratados por ciertas “no empresas” que te hacen el evento, mas que nada porque al no ser empresa, no pueden contratarlo.
    Un post muy util. 🙂
    Un abrazo

    • Hola Sara,

      muchas gracias por tu comentario, creo que también es muy útil y tienes mucha razón. Aunque tengan otro trabajo deben estar dadas de alta en el epígrafeque corresponde para organizar bodas, sino, pasa lo que dices, que al mínimo error se pueden complicar las cosas.

      Un saludo!

Leave A Comment

Your email address will not be published.