¿Finca, hotel o restaurante para tu boda?

Empezáis a organizar vuestra boda y llega el gran dilema: ¿finca, hotel o restaurante?

¿Por cual nos decantamos?

Es lunes, y para empezar bien la semana tenemos nuevo artículo en la sección Oh happy day de la revista Inmediatika y podéis leer este artículo aquí. 

Si estás preparando tu boda, seguramente una de las primeras dudas que tengas es entre escoger un hotel, una finca o un restaurante para la celebración de vuestra boda. Hoy os intento dar algunas pautas a la hora de elegir el lugar idóneo para que el día sea perfecto, trataremos los pros y contras de cada lugar y espero os puedan ayudar.

 

Empezamos por lo que está más de moda actualmente: las fincas.

Cada vez son más las parejas que alquilan una finca para celebrar el banquete de su boda.

 PROS:

Es una buena si optáis por realizar una boda civil ya que podéis hacer la celebración en la misma finca.

Al alquilar una finca (en la mayoría de los casos) tendréis privacidad, con lo que podréis disfrutar de toda la finca para vosotros.

Es un lugar ideal para realizar la fiesta de la boda (la disco), ya que la mayoría se encuentran en zonas aisladas y sin vecinos, con lo que no hay problemas con los ruidos o música.

CONTRAS:

Las fincas son caras, es cierto que hay de diferentes precios, y también depende de la época del año, pero por lo general son caras y no es una buena opción si no queréis gastar mucho o si simplemente queréis invertir esos mil o miles de euros en otra cosa (en vuestro viaje de novios, por ejemplo).

Hay que asegurarse de que la finca esté correctamente legalizada para hacer este tipo de eventos, ya que hoy en día hay muchas fincas no legalizadas que se alquilan para bodas.

Algunas fincas tienen privacidad/exlclusividad de proveedores, es decir que te obligan por ejemplo a contratar una empresa de cátering específica. O también se puede dar el caso que tengan algún cátering u organizadora de bodas vetados.

Necesitaréis invertir en el tema de la decoración y mobiliario de la finca, ya que en muchos casos no están incluidos los básicos como mesas, sillas, mateles, vajilla, cubertería, cristalerí etc. y eso supone un gasto mayor que si vamos a un restaurante.

También es importante tener presente el tema del acceso a la finca (ya que a veces hay que alquilar buses), parking para todos los invitados y por supuesto que disponga de un Plan Be. Si una finca no tiene plan be, puede suponeros un gran gasto a la hora de alquilar una carpa.

 

Pasamos a los hoteles, que tanta importancia tenían hace unos años a la hora de celebrar una boda

y que actualmente parece que han pasado a segundo plano.

Yo creo que es la mejor opción si buscáis comodidad. Aunque hay hoteles de muchas calidades y precios.

PROS:

Un hotel da profesionalidad.

No hay que invertir en material como mobiliario  ni demasiada decoración.

Tenéis la oportunidad  de realizar una boda civil, incluso algunos hoteles tienen capilla donde se puede hacer una boda religiosa.

Disponibilidad de alojamiento para la pareja e invitados (buena opción para invitados que vienen de fuera)

Disponen de sala equipada para la fiesta.

En la mayoría de los casos no hay problemas de accesibilidad ni parking.

Disponibilidad de plan be.

CONTRAS:

No hay privacidad, a no ser que alquiler todas las habitaciones del hotel. Normalmente tienes privacidad en el salón del banquete, pero no en todo el hotel.

Os guste o no el hotel se encargará del menú, no hay opción de escoger el cátering que más os guste.

 

Y para terminar, hablamos de la opción de hacerlo en un restaurante.

De cada vez son menos las parejas eligen este último para celebrar la boda. Vamos a ver sus posibilidades:

PROS:

Ofrece profesionalidad.

Ofrece plan be en caso de que sea necesario.

No es necesario gastar en mobiliario ni demasiada decoración.

Normalmente no hay problemas de accesibilidad ni parking.

CONTRAS:

A veces no tienes privacidad.

Buscar un restaurante donde se pueda hacer también la fiesta.

No hay alojamiento.

Al igual que en un hotel, un restaurante tiene exclusividad de menú (obvio)

En la mayoría de los casos no se pude celebrar la ceremonia civil.

 

Espero que estos consejos os hayan servido a la hora de tenerlo al menos un poco más claro.  Aunque sí hay mucha diferencia de precios dependiendo de la calidad y tipo de hotel o finca, el primero tiene mayores puntos positivos y es más práctico, cómodo y muchas veces más económico.

Leave A Comment

Your email address will not be published.