La Casa de los Sueños Perdidos

La Casa de los Sueños Perdidos

Por Alexander Cruz | Vive tu Cuento

¿Alguna vez has soñado con un lugar tan mágico que quisieras visitarlo una y otra vez? Un lugar donde tus sueños más alocados parecieran tomar vida…

Te invito a cerrar los ojos e imaginar La Casa de los Sueños Perdidos, un trocito del cielo en la Tierra donde cada habitación guarda una aventura diferente, esperando ser descubierta. Y aunque su nombre suene a olvido, en realidad es todo lo contrario: un refugio de esperanzas y fantasías renacidas.

En el corazón de un bosque encantado, oculta entre brumas y hechizos, se encuentra La Casa de los Sueños Perdidos. Cuenta la leyenda que solo aquellos que tienen el corazón puro y la mente llena de deseos por descubrir, logran ver la silueta de sus torreones y almenas al atardecer.

Muchos viajeros comentan haber sentido una brisa suave, que susurra al oído historias de valientes caballeros y princesas resilientes, de dragones bondadosos y hadas traviesas. Pero no todos logran escuchar estas historias; solo aquellos que creen firmemente en la magia de los cuentos y están dispuestos a soñar despiertos.

Te preguntarás, querido lector, ¿qué hace tan especial a esta casa? Su magia radica en su capacidad de transformar el espacio y el tiempo. Un paso a través de su umbral puede llevarte a nadar entre corales y sirenas en océanos profundos o elevar tu espíritu en vuelo con las grullas sobre montañas milenarias. Cada puerta en La Casa de los Sueños Perdidos es una invitación a una aventura sin igual.

Los niños, con su imaginación infinita, describen a La Casa de los Sueños Perdidos como un juego de espejos que reflejan no solo lo que quieres ver, sino también lo que necesitas descubrir sobre ti mismo. Encuentran en sus pasillos los ecos de sus risas y aprenden que cada sueño es importante.

Y así, a medida que se adentran en sus habitaciones, descubren que La Casa de los Sueños Perdidos no está hecha de ladrillos y argamasa, sino de recuerdos dulces y amables, y que en sus jardines crecen no solo flores, sino también semillas de curiosidad y conocimiento.

Quizás ahora te preguntes: ¿cómo puedo llegar a La Casa de los Sueños Perdidos? La respuesta, pequeño aventurero, es sencilla: a través de la puerta de la imaginación, esa que todos tenemos dentro y que nos permite viajar a mundos increíbles sin movernos del sitio.

En Vive tu Cuento, creemos que las historias como La Casa de los Sueños Perdidos son más que simples relatos. Son enseñanzas, son risas y son lágrimas. Son parte de quien somos y de lo que podemos llegar a ser.

Porque al final del día, todos regresamos a esa casa misteriosa en nuestros sueños, a reencontrarnos con aquellas versiones de nosotros mismos que jamás debemos olvidar.

Así que te animamos, no solo a leer este relato, sino a vivir tus propias aventuras. A recordar que cada historia tiene su encanto y que la imaginación es la llave maestra de La Casa de los Sueños Perdidos. A guardar la certeza de que, en el mundo de los sueños, no hay nada imposible y todo está por descubrir.

Que nunca se pierdan tus sueños, que siempre encuentres tu camino de vuelta a casa.

Hasta nuestra próxima aventura,

Alexander Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio